Conoce Todo Acerca de los Sacos

estilos de sacos

Los sacos son prendas tan básicas en la vestimenta masculina que a veces olvidamos todo lo que está detrás de ellos. Es una historia amplia y llena de adaptaciones lo que les ha llevado a ser el complemento indispensable que son hoy.

Todo hombre que tenga interés por el buen vestir debe dominar el mundo de los sacos. Es por eso que aquí te contamos todo lo que debes saber para usarlos como un verdadero gurú de la formalidad. 

Historia de los sacos 

La historia de los sacos está irremediablemente ligada a la historia de los trajes para caballeros. Esto se debe a que son prendas que siempre han ido de la mano.

En este sentido, el origen de los sacos se remonta a la Inglaterra del siglo XVII. Cuando el rey Carlos II acabó con la costumbre de usar trajes extravagantes e impulsó una vestimenta “más simple”.

Esta nueva vestimenta consistía en combinar únicamente un pantalón, una camisa y una chaqueta. En ese tiempo las chaquetas solían fungir mayormente como abrigos, pero paulatinamente se fueron convirtiendo en una prenda básica de la vestimenta de aristócratas y cortesanos.

Posteriormente, esta combinación simple de pantalón, camisa y chaqueta (lo que luego se convertiría en el saco), fue implementada en la vestimenta de los soldados ingleses. Fueron ellos los que popularizaron la prenda por todo el mundo, impulsando incontables adaptaciones y transformaciones del modelo original.

Opciones de sacos 

En este tema, hay dos grandes categorías y diferencias que no podemos pasar por alto: los sacos independientes y los sacos de trajes. 

Los sacos independientes son esas prendas o chaquetas que podemos comprar como una pieza única y que son ideales para combinar con atuendos casuales.

Por su parte, los sacos de trajes pertenecen a un conjunto formal, por lo que siempre vienen acompañados de un pantalón a juego. Estos son los indicados para un vestuario ejecutivo o elegante.

Una vez hecha esta distinción, podemos abordar los diferentes tipos de sacos entre los que podemos elegir. Siempre dependiendo del tipo de evento y ocasión para el cual lo usaremos.

Hay dos grandes categorías: los sacos independientes y los sacos de trajes. 

Opciones de sacos Saco casual

Un saco casual o sport es una prenda independiente. Es ideal para ocasiones casuales o semi formales si quieres darle un toque distinguido a un atuendo relajado y simple. 

Se pueden presentar con muchos estampados y tramas diferentes, además de ello son un excelente complemento de vestuario. Los blazers son los más populares.

Saco de vestir

El típico saco de un traje ejecutivo. Suelen venir acompañados de un pantalón a juego, pero su corte y confección no es del todo formal o de etiqueta. Este suele ser el saco que todos tenemos en casa.

Saco formal

Estos son los adecuados para ocasiones y eventos elegantes o de etiqueta. Siempre pertenecen a un conjunto de un traje, así que deben usarse con su respectivo pantalón. 

Dentro de los sacos formales hay muchos acabados y estilos, pero todo dependerá del tipo de traje y el código de vestimenta del atuendo.

El estilo de los botones en los sacos

La importancia de los botones de los sacos va mucho más allá de su material. Esto se debe a que, la cantidad de botones frontales pueden definir por completo el estilo de toda la pieza.

Podemos encontrar trajes de un solo botón de cierre. Estos pueden ser tanto casuales como formales, pero tienen una regla que siempre debes seguir: van abotonados cuando estás de pie y abiertos cuando estás sentado.

Los trajes de dos botones son comunes en los estilos ejecutivos y formales. Siempre hay cierta separación entre ambos botones para permitir que se abroche solo uno a la vez sin afectar la caída o estructura de la prenda. 

Cuando hay tres botones en el saco, normalmente uno de ellos está justo al inicio de la solapa. En estos casos, es recomendable dejar ese abierto y solo cerrar los otros dos. Así no se perderá la forma del saco.

Por último, los trajes cruzados tienen cinco o seis botones. Cuando usas un saco así, siempre deben estar bien abotonados, de lo contrario se podría ver de mal gusto. Este tipo de sacos son muy usados en la vestimenta formal, así que dan un estilo muy distinguido.

Con respecto a los materiales de los botones, en la actualidad suelen ser de plástico. Sin embargo, también los podemos encontrar en madera, metal o incluso con forros textiles. La elección del material de los botones dependerá del tipo de prenda y el uso que le darás.

La cantidad de botones frontales pueden definir por completo el estilo de toda la pieza.

La importancia de los ojales 

El estilo de los botones y ojales en los sacosLa calidad de un buen saco se puede apreciar por los detalles o acabados que incluya y, en este sentido, los ojales tienen mucha importancia. 

Aunque la mayoría de las veces suelen pasar desapercibidos, los ojales, en compañía de los botones, son los que sellan el estilo de la prenda.

En este sentido, los ojales frontales o los de la solapa del cuello suelen ser siempre horizontales y de un color igual al del traje. Sin embargo, en las mangas es una historia diferente.

Hay una gran variedad de opciones a contemplar con los ojales de las mangas, como su ubicación, orientación y cantidad. Respecto a la ubicación, hay casos en que los ojales están casi al ras del borde de la boca de la manga, o demasiado separados de ella. 

Ninguno de estos supuestos es recomendable cuando buscamos un look elegante y sofisticado. Lo ideal será que el primer ojal esté tenga entre 4 y 5 centímetros de separación con la boca de la manga. Así tendrán una ubicación “regular”

Por otro lado, la orientación puede ser recta o inclinada. Esta última, a su vez, puede presentarse hacia arriba o hacia abajo. Los ojales de las mangas de los trajes formales suelen ser rectos, en posición horizontal. Sin embargo, hay ocasiones donde los inclinados también se verán bastante bien.

Por último, la cantidad de los ojales corresponderá con la cantidad de los botones, aunque esta no es una norma estricta.

Esto se debe a que en ocasiones se coloca un ojal adicional sin botón, con la finalidad de dar la imagen de que está “desabotonado”. Esta es una técnica usual en los blazers o en los sacos casuales. 

Lo más recomendable para los atuendos formales o elegantes es entre tres y cuatro botones, o tres y cuatro ojales. Sin embargo, podemos encontrar casos desde uno y hasta cinco botones en las mangas. Todo dependerá del gusto de cada persona. 

Lo más recomendable para los atuendos formales o elegantes es entre tres y cuatro botones u hojales.

Conclusión

En conclusión, los sacos son prendas básicas en la vestimenta de todo hombre, por lo que es necesario que tengamos conocimiento sobre cómo usarlos y sus variantes. 

Hay un tipo de saco para cada momento y ocasión, así que puedes tener tu colección personal para marcar tendencias con tu propio estilo. Recuerda, la clave siempre está en los detalles y el acabado.

 

Quizás también te interese:

Accesorios para trajes: el complemento justo para un look formal

Traje hecho a la medida – Cuidado & Limpieza

¿Qué prendas de vestir puedo usar según mi tipo de cuerpo?

Corte slim: Entre lo sensual y lo elegante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *